Podemos decir que las bienaventuranzas son características espirituales por las que hay que trabajar, pues si bien el Espíritu Santo nos ayuda en el proceso de su apropiación, se precisa de un trabajo arduo para incorporarlas de manera tal al diario vivir que puedan ser realmente fuente inagotable de felicidad. El Sermón del Monte pronunciado por Jesucristo que es de donde se extraen estas enseñanzas, resulta ser un gran punto de referencia para que estos preceptos gocen de la importancia que se les ha adjudicado.

Considerando que la idea es hacer claridad sobre el propósito de las bienaventuranzas, en primera instancia resulta pertinente recapitular  de manera exacta cuales son las bienaventuranzas que nos muestra el Catecismo de la iglesia católica ya que de ahí es de donde se sustraen una gran variedad de ejemplos para asegurar un camino orientado por Cristo.

Las bienaventuranzas y su propósito

Aquella prosperidad prometida por el Padre en las escrituras, sólo puede convertirse en un hecho cuando el cristiano orienta sus acciones y pensamientos hacia la conquista de aquella riqueza espiritual que permite poner de lado lo material para ocuparse de que el rostro de Jesús realmente pueda reflejarse en su proceder.

Descritas como un género literario, las bienaventuranzas han sido establecidas para iluminar las actitudes esperadas de la vida cristiana, asimismo pueden ser vistas como el anuncio de recompensas y bendiciones que señalan a unos pocos privilegiados como los receptores de grandes dones. Por supuesto, es comprensible que a primera vista no resulte una labor simple asimilar por ejemplo algún tipo de adversidad como algo que puede dejar buenos resultados, sin embargo aquel que realmente asuma esta predicación como eje vital podrá comprender que Dios jamás nos abandona y que incluso en los momentos de mayor dolor y tristeza Él estará presto a darnos la mano hasta pasar al otro lado de la senda.

Las bienaventuranzas son felicidad

A pesar de que lamentablemente no es mucho lo que se habla sobre estos preceptos dispuestos en los evangelios de San Mateo, estas disposiciones han sido concebidas para apartarnos del autoengaño y de los falsos profetas. Vistas bien sea como consejos o sugerencias, asumirlas corresponde a llevar una existencia donde el amor hacia el prójimo y los valores morales serán los encargados de asegurar aquella plenitud y felicidad tan anhelada en la época actual.

Cabe señalar que todo lo anterior requiere de compromiso y esfuerzo pues son muchas las distracciones que se interponen.

 

 

 

http://www.revistapem.org/wp-content/uploads/2017/12/Cuál-es-el-propósito-de-las-bienaventuranzas.jpghttp://www.revistapem.org/wp-content/uploads/2017/12/Cuál-es-el-propósito-de-las-bienaventuranzas-150x150.jpgredactorCultura y OcioPodemos decir que las bienaventuranzas son características espirituales por las que hay que trabajar, pues si bien el Espíritu Santo nos ayuda en el proceso de su apropiación, se precisa de un trabajo arduo para incorporarlas de manera tal al diario vivir que puedan ser realmente fuente inagotable de...Revista PEM para las mujeres, con la información más interesante de la red