Dios nos regala maravillosos dones a través del Espíritu Santo y son estos los que se manifiestan a lo largo de nuestra vida y nos confieren capacidades que de otra manera no estarían con nosotros. De esta forma la dimensión espiritual del hombre se magnifica y sirve de base para una vida moral mucho más estructurada que influye sobremanera en el alcance de la armonía y el buen ejemplo.

Cuando recibimos el espiritu santo sus dones empiezan a ser parte de nosotros pero también es nuestra decisión cultivarlos y reflejarlos en el diario vivir. No se trata simplemente de aprender de memoria los 7 regalos, se requiere comprensión y fuerza interior para permitir que sean aplicados en todas aquellas situaciones que así lo necesiten.

Cómo pueden ayudarnos los dones del Espíritu Santo

  • Don de Ciencia. Estar en sintonía con la naturaleza, admirar y valorar la creación, disfrutar aquello que Dios creó para nosotros entendiendo su fundamento y asegurándonos de dar un uso adecuado, todo desde la visión del amor.
  • Don de Sabiduría. Ver el mundo a través de los ojos de Dios parece algo demasiado complejo y más aún teniendo en cuenta que las personas juzgan a partir de criterios humanos que finalmente siempre se quedan cortos.
  • Don de Inteligencia. Es una gracia especialmente pensada para ayudarnos a interiorizar el mensaje de Dios y comprender a plenitud sus obras y verdades. La fe no podría nutrirse ni mantenerse en equilibrio sin este don de por medio.
  • Don de Consejo. En definitiva la oración es la herramienta número uno para disfrutar de las maravillas de esto don, pues es a través de ella que Dios se comunica y nos revela aquella orientación que solicitamos para afrontar esas dificultades que tanto nos atormentan. Esta gracia hace posible ver con claridad lo más conveniente y tomar decisiones acertadas.
  • Don de Fortaleza. Nada más útil para enfrentar los desafíos de la vida que esta maravillosa gracia, ya que es a través de ella que logramos resistir ante la tentación, mantenernos firmes y manejar aquellos dolores del alma que parecen imposibles.
  • Don de Piedad. Hace referencia a la gratitud y a la alabanza, podemos pedirlo cuando necesitamos fortalecer la relación con Dios y precisamos de esa ayuda extra. Adicionalmente equivale a lograr ponerse en los zapatos del otro y empatizar.
  • Don del Temor de Dios. Esta gracia es esencial para mantenernos siempre dentro de la humildad y  el respeto por Dios, no se debe confundir con miedo se trata más bien de ser conscientes del peso de las acciones.

 

 

http://www.revistapem.org/wp-content/uploads/2017/02/la-importancia-de-los-dones-del-espiritu-santo.jpghttp://www.revistapem.org/wp-content/uploads/2017/02/la-importancia-de-los-dones-del-espiritu-santo-150x150.jpgredactorCultura y OcioDios nos regala maravillosos dones a través del Espíritu Santo y son estos los que se manifiestan a lo largo de nuestra vida y nos confieren capacidades que de otra manera no estarían con nosotros. De esta forma la dimensión espiritual del hombre se magnifica y sirve de base para una...Revista PEM para las mujeres, con la información más interesante de la red