El ser humano suele verse rodeado de todo tipo de sentimientos que en ocasiones dificultan un poco su actuar, es así como los momentos donde predominan las tristezas y la aflicción muchas veces se hacen tan intensos que lamentablemente alteran el diario vivir generando verdaderas crisis. Por lo anterior, abrir espacio a la vida espiritual puede representar el primer paso para hacerse fuerte y saber afrontar estos obstáculos, además está la oración como fuente de salud  para el alma, pues esta sencilla acción sanadora es un vehículo ideal para obtener una honesta satisfacción de la vida que se está protagonizando.

Aunque ciertamente todos estamos expuestos a vivir malos momentos, también podemos “decidir” permanecer o no en ellos acudiendo no solo a la voluntad sino también a medios más espirituales e internos como en este caso podría serlo la oración.

Reflexionar desde la oración

Evidentemente la idea de tomarse un minuto al despertar para agradecer por una nueva oportunidad para hacer bien las cosas o simplemente realizar una oracion para empezar el dia son acciones que ayudan a centrar la mente desde lo positivo, asimismo este acto de fe estrecha la relación con Dios y favorece ese lazo amistoso que poco a poco ayuda a encontrar la dirección para seguir adelante.

Ahora bien, el punto vital de todo esto es recordarle al lector que Dios propiamente no asume la labor de resolver nuestros problemas, Él simplemente nos proporciona los medios además de favorecer ciertos dones que ya poseemos para que nosotros mismos logremos encauzarnos hasta dar con esa anhelada liberación, por lo tanto solo desde el compromiso personal es que toda esa intervención superior se verá reflejada en la superación de aquellas dificultades que quebrantan el espíritu.

El éxito de la oración

Una oración adecuada nunca es exigente o demandante, es más bien un diálogo de amor que recarga con energía y fortaleza por lo tanto nos empodera hasta estar del lado que necesitamos estar. Así pues la conexión con Dios solo se logra desde la buena comunicación y esta a su vez demanda un dar para recibir.

Aunque el espíritu humano en ocasiones se haga tan frágil, también está plenamente capacitado para surgir de las cenizas y es en esos instantes de mayor aflicción donde una sencilla pero sincera oración representa aquella oportunidad para recordar que podemos superar miles y miles de cosas, todo por supuesto bajo el amparo de esa intima relación que se construye con Dios.

 

http://www.revistapem.org/wp-content/uploads/2017/06/La-oración-como-fuente-de-salud-para-el-alma-1024x685.jpghttp://www.revistapem.org/wp-content/uploads/2017/06/La-oración-como-fuente-de-salud-para-el-alma-150x150.jpgredactorCultura y OcioEl ser humano suele verse rodeado de todo tipo de sentimientos que en ocasiones dificultan un poco su actuar, es así como los momentos donde predominan las tristezas y la aflicción muchas veces se hacen tan intensos que lamentablemente alteran el diario vivir generando verdaderas crisis. Por lo anterior,...Revista PEM para las mujeres, con la información más interesante de la red