Las empresas en la moda no se han animado al reemplazar la ropa vieja por nueva en cada temporada. Otras desean que cambies vuestro viejo móvil por modelo más reciente. A pesar que el que tienes aún funciona muy bien. Por ello, es bueno entender a fondo qué es consumismo.

Por las revistas y programas de la TV observas caras sonrientes con unos cuerpos esculturales los cuales muestran las cosas que deberías tener; tales sonrisas indican que la tenerlo serías una persona feliz. Para ser exactos un consumista feliz; pues, entre más compras más ganarán los que venden tales productos.

¿En verdad adquirir cosas nuevas nos hace más felices?

Vamos por dos razones del porque el consumismo no nos hace feliz; a continuación la presentamos.

Adaptación Hedónica

En ocasiones vivimos meses por espera de ese momento único; cuando por fin compraríamos un automóvil nuevo, ropa en determinados marcas o nos mudaremos para una casa más grande; así estamos seguros que desde tal momento seríamos personas felices. Pero, ello no es así, es cierto que al comprar algo te emocionarás y te sientes muy feliz; esto sólo es por un momento, velozmente regresas en el mismo estado del ánimo que tendrías antes de hacer alguna compra.

La culpable de ello la “Adaptación Hedónica” que ha sido parte de naturaleza del ser humano. Cuando ya posees algo, casi de inmediato miras tal cosa como algo cotidiano, no la deseas como era antes. Tampoco te daría la misma felicidad; entonces, primero el consumismo no nos haría feliz, esto es porque nuestra felicidad no dependería de cosas que poseemos; siempre va a estar allí algo mejor que aún no tendrías y entre más comes, mayor apetito tendrías. 

Aquí también existe el “Remordimiento” quedando en la realidad de que otra vez caes en la trampa del consumismo al gastar dinero en algo poco necesario y ahora cada ocasión que miras la compra recuerdas el error.

Entonces la segunda razón del porque el consumismo no nos haría feliz es que sientes que podría haber hecho mejor uso del dinero que gastaste sin pensar.

Pero, inclusive hay más razones, pues el comprar cosas por exceso nos acerca en caer por problemas financieros, ello porque Miguel  no sería el único que se ha endeudado para poder comprar algo por emociones., han sido miles o millones de personas que lo hacen y sin dar cuenta caerán en graves problemas y no sólo los financieros, también el estrés y demás.

http://www.revistapem.org/wp-content/uploads/2019/02/images-2-1.jpghttp://www.revistapem.org/wp-content/uploads/2019/02/images-2-1-150x150.jpgequiporedaccionesEconomíaLas empresas en la moda no se han animado al reemplazar la ropa vieja por nueva en cada temporada. Otras desean que cambies vuestro viejo móvil por modelo más reciente. A pesar que el que tienes aún funciona muy bien. Por ello, es bueno entender a fondo ...Revista PEM para las mujeres, con la información más interesante de la red