El deseo psicológico de ingerir alimentos es lo que conocemos con el nombre APETITO, el cual se diferencia del hambre porque es una necesidad fisiológica de comer. La regulación del apetito es un mecanismo muy complejo en el cual intervienen el cerebro, los depósitos grasos, el sistema digestivo, factores genéticos, factores ambientales, factores psicológicos y las características de los alimentos.

La falta de apetito

En la salud se conoce como un trastorno que si no se trata a tiempo puede provocar graves consecuencias; ya que el organismo deja de ingerir los nutrientes. Aunque, la mayoría de las veces se prolonga, la falta de apetito de forma transitoria, por estrés o por nervios alterados en muchos casos, alertando de que algo no anda bien en el organismo. Lo más preocupante es que puede conducir a deficiencias nutricionales severas en casos graves ser un desencadenante de desórdenes alimentarios como la anorexia.

BUSCAR ALTERNATIVAS QUE AYUDEN A ESTIMULAR EL HAMBRE.

Ahora vamos a compartir algunos remedios de origen natural que pueden ser útiles para su tratamiento.

MENTA, MANZANILLA Y MELISA

Las propiedades de estas plantas combinadas en una infusión nos resultan útiles para abrir el apetito, en especial cuando la falta de apetito se debe a estrés y nervios alterados. Tomar varias tazas de infusión ni tan caliente ni fríos es decir tibias en el día.

AJO Y ACEITE DE OLIVA

Al combinar los nutrientes del ajo con una cucharada de aceite de oliva podemos obtener un tratamiento efectivo contra la inapetencia y la debilidad. Las propiedades de estos ayudan a estimular la segregación de las hormonas del hambre y a su vez sobreponer algunos nutrientes que se pierden por la falta de alimentos.

Cuando la  inapetencia dura apenas unos días no es necesaria ir al médico. Sin embargo sí el síntoma persiste después de probar las alternativas para estimular el apetito es necesario acudir al médico para su adecuado tratamiento.

http://www.revistapem.org/wp-content/uploads/2019/02/stomach-2779304_960_720.pnghttp://www.revistapem.org/wp-content/uploads/2019/02/stomach-2779304_960_720-150x150.pngequiporedaccionesSaludEl deseo psicológico de ingerir alimentos es lo que conocemos con el nombre APETITO, el cual se diferencia del hambre porque es una necesidad fisiológica de comer. La regulación del apetito es un mecanismo muy complejo en el cual intervienen el cerebro, los depósitos grasos, el sistema digestivo, factores genéticos, factores ambientales, factores...Revista PEM para las mujeres, con la información más interesante de la red