Los amantes del kale pueden cultivar fácilmente desde casa la nutritiva verdura, que se da en espacios pequeños y grandes a través de semilleros.

Lo interesante de cultivar por cuenta propia la col rizada, es que para ser producida no se usan agroquímicos, cuidando así el medio ambiente.

Además, se ahorra dinero para ir al supermercado y comprar la famosa hortaliza, la cual es rica en calcio y fibra, de hecho, la página web https://www.kale10.com/ señala que parte de sus beneficios tiene que ver también con sus vitaminas y propiedades antioxidantes.

Consejos para cultivar el kale

Esta hortaliza se cultiva habitualmente durante los meses de agosto y septiembre, con el objetivo de que las hojas estén listas para primavera.

Sin embargo, esto puede variar ya que hay personas que prefieren arrojar la semilla de enero a marzo. La pepita se reconoce por tener forma de esfera y ser de color negro grisáceo.

En cuanto al semillero, tiene que estar dotado de tierra y composta, este último ayuda al desarrollo de la col rizada y aumenta su resistencia ante las plagas.

Posteriormente al tener todo en orden, se entierra la semilla a profundidad. Asimismo, se aconseja conservar el semillero húmedo para el crecimiento de la col.

Etapa de trasplante

Generalmente la semilla al ser sembrada, germina entre el cuarto y séptimo día. Ya una vez con el segundo par de hojas pueden ser trasplantada.

El kale se puede colocar en contenedores y macetas, incluso en este último se pueden agregar cinco plantas si hay un espacio de 50 cm de diámetro.

Ahora bien, al sitio donde vamos a trasplantar la hortaliza debe contar con composta y estar en óptimas condiciones para su conservación.

Cabe destacar, que si en una maceta hay varias plantas se debe respetar el espacio de cada una, con una distancia entre 20-25 cm.

Cómo proteger el kale de las plagas

Las plagas siempre se encuentran cerca de las cosechas, por lo que hay que aplicar medidas que eviten su llegada y no afecten el kale.

En este sentido, hay que usar una manta térmica llamada “agrovelo” para cubrir la hortaliza, cuya función es protegerla de las plagas y del frío.

De igual manera, la novedosa manta hecha de polipropileno es resistente, y no obstaculiza el paso del sol y la lluvia que necesita recibir el kale.

Por supuesto, la supervisión diaria a la hortaliza sirve para alejar a esos molestos insectos, manteniendo en buen estado a la col rizada.

https://www.revistapem.org/wp-content/uploads/2020/02/kale-cultivo.jpghttps://www.revistapem.org/wp-content/uploads/2020/02/kale-cultivo-150x150.jpgRedacciónSaludLos amantes del kale pueden cultivar fácilmente desde casa la nutritiva verdura, que se da en espacios pequeños y grandes a través de semilleros. Lo interesante de cultivar por cuenta propia la col rizada, es que para ser producida no se usan agroquímicos, cuidando así el medio ambiente. Además, se ahorra dinero...Revista PEM para las mujeres, con la información más interesante de la red